Vulnerabilidad ambiental y productiva, frente a las consecuencias del Cambio Climático en El Salvador

Rubén Sorto

Biólogo Graduado de la Atlantic International University de los Estados Unidos de Norte América, con experiencia en las áreas de la ecología aplicada, la gestión y manejo sostenible de la biodiversidad.

junio 5, 2020

Las 10 Asignaturas reprobadas por la inasistencia y abandono de la clase política salvadoreña

En los últimos años se ha consolidado y aceptado la Teoría sobre los Límites Planetarios. En cierta manera podemos considerar que esta teoría cambia el modelo de análisis del medio ambiente.

Los límites planetarios identificados en el estudio original son nueve:

  1. El cambio climático,
  2. La destrucción de la capa de ozono,
  3. La acidificación de los océanos,
  4. La pérdida de biodiversidad,
  5. La carga bio-geoquímica medida a través del nitrógeno y el fósforo,
  6. El cambio en el uso de la tierra,
  7. El uso a nivel global de agua dulce,
  8. Los aerosoles en la atmósfera y
  9. La contaminación química.

Sus niveles marcan la habitabilidad de la Tierra tal y como la conocemos. El estudio de los límites planetarios de 2009 concluía que, de los nueve límites planetarios indicados con anterioridad, se habían traspasado tres:

  1. Nitrógeno,
  2. Pérdida de biodiversidad.
  3. Cambio climático.

Del mismo modo que se hace necesaria una actuación de carácter global en cuanto a los límites del Planeta, es necesario repensar y actuar positivamente sobre la incidencia de los planteamientos económicos y políticos en la vida de los salvadoreños, desde la perspectiva o la posibilidad de mejorar la calidad de vida. Considerando a la tierra Cuscatleca como un ecosistema plural de interrelaciones, en el que el ser humano no puede permitirse posicionarse como un simple dominador, consumidor o explotador de recursos naturales.

El Salvador se ha situado como uno de los países con una mayor vulnerabilidad ante el cambio climático, y en el futuro próximo, se prevé un incremento considerable en los fenómenos asociados a la degradación del medio ambiente, considerándose parte sumamente importante de los retos futuros para el cumplimiento del derecho a la alimentación.

La enorme fragilidad del país ante los desastres, somete a la población más pobre, en especial a los pequeños agricultores, a nuevos riesgos que es imperativo prevenir a través de la construcción de un nuevo futuro agroecológico.

El aislamiento y la pobreza de los suelos que en muchas ocasiones solo dan para agricultura de subsistencia y pequeñas ganaderías, han sido razones para un escaso desarrollo económico. Tampoco han existido hasta el momento iniciativas gubernamentales u de otras organizaciones al desarrollo, que hayan implementado nuevos modelos productivos.

En El Salvador, la producción agrícola de los hogares es muy importante en el sector rural, especialmente para los hogares pobres, quienes producen parte de los granos básicos para su consumo anual, pero debido a las limitaciones dadas por condiciones climáticas, agroecológicas (como por el limitado acceso a tierra y tecnología, la carencia de instalaciones de almacenaje, la falta de acceso adecuado a información relacionada con optimización de la producción), necesitan complementar la dieta con la compra de alimentos.

Te podría interesar: Apocalipsis ecológico, los indicios de una nueva dictadura y su desinterés por el medio ambiente en El Salvador

La única intervención en el agro, de carácter gubernamental, es a través de la entrega de paquetes agrícolas (consiste en una pequeña dotación de fertilizantes químicos y semilla principalmente de maíz o de frijol para pequeños agricultores a inicios de la temporada de siembra).

En el sector medioambiental solo algunos esfuerzos pequeños y muy puntuales sobre reforestación, pero no son intervenciones de generen impacto en el país y mucho menos en la región. Mucho menos hay intervención hacia la generación de estrategias de resiliencia, cabe decir que incluso la palabra misma puede resultar desconocida en la zona rural e incluso para muchos políticos.

Las lluvias irregulares, la presencia de plagas y los vientos afectan la producción agrícola limitando los rendimientos y por tanto, los volúmenes productivos; lo que se refleja en una bajada en los ingresos por venta de la cosecha y caída en la demanda laboral. La merma en la demanda laboral, provoca que las familias con menos recursos se movilicen a otras zonas para conseguir empleo.

Dada la falta de un apoyo institucional que posibilitaría formación y acceso a tecnología apropiada, se mantienen prácticas poco adecuadas y carentes de previsión, lo que refuerza negativamente una alta vulnerabilidad socio-ambiental, para la cual no hay planificada ninguna forma de resiliencia comunitaria y se perpetúa una escasa productividad de las tierras, basadas en la subsistencia.

A la pobreza de la tierra se le han sumado los efectos negativos del cambio climático, los años de sequías, los temporales, lluvias irregulares, los peligros de correntadas y derrumbes.

El grado de vulnerabilidad existente en el país y principalmente en las comunidades de escasos recursos, hace necesario para salvar este país, generar verdaderos procesos que identifiquen e implementen estrategias de resiliencia comunitaria, con verdaderos procesos; nos referimos a no limitarse a realizar intervenciones improvisadas, sino más bien a intervenciones a mediano y largo plazo que tengan implícita la formación integral, la mitigación, la adaptabilidad, la implementación de estrategias de adaptación a las crisis ambientales, económicas y climáticas que se experimenta en el país.

Síguenos en Facebook: Extinción El Salvador

En este contexto y después de este análisis de la problemática socio-ambiental de El Salvador, debo comunicar que la clase política salvadoreña ha sido reprobada de la gran universidad de la realidad salvadoreña, de la facultad de la adaptación a los cambios climáticos y de la carrera de Gobernantes idóneos para la sostenibilidad de los recursos naturales de El Salvador.

Sean ustedes comunicados que el motivo de su reprobación es por inasistencia e incumpliendo de trabajos de distintas cátedras de interés nacional.

Las materias por las cuales ustedes son reprobadas son:

  1. Adaptabilidad al cambio climático y variabilidad climática, potenciando la salud y seguridad de los habitantes del territorio.
  2. Lucha contra la contaminación y el empobrecimiento de los suelos.
  3. Acceso equitativo al agua saludable.
  4. Conservación de la biodiversidad.
  5. Seguridad alimentaria y reducción de la dependencia alimentaria.
  6. Contramedidas a favor de la integración social y empoderamiento de los excluidos y más vulnerables.
  7. Reforzamiento de la identidad y valoración de la cultura local campesina con introducción de nuevos medios de vida sostenibles.
  8. Medidas de prevención contra distintas clases de violencia y protección civil.
  9. Acceso equitativo a la información y la tecnología
  10. Mantenimiento de la biodiversidad cultural y humana contra las migraciones forzosas.

Conclusión

Hemos llegado al convencimiento de que desde sus oficinas con aires acondicionados, pisos alfombrados, sillas “acolchonadas” y lujosos automóviles no podrán lograr acercamiento con las comunidades.

Que la equidad y sostenibilidad ambiental deben buscarse conjuntamente, pues no existen dos crisis separadas sino una única crisis socio-ambiental.

ACÉRQUENSE, ASISTAN A CLASES Y CUMPLAN CON SUS DEBERES.

Sigue a Ruben en sus redes sociales:

CONOCE MÁS

Votos verdes, la estafa política partidaria contra la naturaleza

Históricamente el poder económico depredador a estado ligado al poder político hipócrita, que vela por intereses de pocos sin buscar el verdadero beneficio de las mayorías.

Apocalipsis ecológico, los indicios de una nueva dictadura y su desinterés por el medio ambiente en El Salvador

El Salvador registró en los últimos años la mayor pérdida porcentual de bosques de Centroamérica, este detrimento es asociado en mayor parte al cambio en el uso del suelo.

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera. El miedo se ha vuelto colectivo y ahora se vienen más préstamos para sobre endeudar a un país.

Reciclar no es la solución en El Salvador

¿Reciclar no es la solución en El Salvador? Si, parece un título que se puede prestar a críticas por parte de organizaciones ambientales, empresas y la industria del plástico en El Salvador, pero lamento decirles que es una realidad que va en aumento, pero les...

Los ríos como inodoros humanos en Latinoamérica

En el marco de días tan importantes como el día de la biodiversidad celebrado hace unos días, donde recordábamos la importancia que la fauna y flora representa para el planeta y por ende para los servicios ecosistemicos que también benefician a los seres humanos....

Vulnerabilidad ambiental y productiva, frente a las consecuencias del Cambio Climático en El Salvador

Las 10 Asignaturas reprobadas por la inasistencia y abandono de la clase política salvadoreña En los últimos años se ha consolidado y aceptado la Teoría sobre los Límites Planetarios. En cierta manera podemos considerar que esta teoría cambia el modelo de análisis del...

El mes del medio ambiente, una gran dicotomía

Desde nuestra niñez venimos escuchando la palabra “medio ambiente”, en el colegio nos hacían llegar vestidos de verde, escribir poemas o hacer dramas referentes a eso, en otros casos solo nos ponían a “chapear el monte” de la escuela. Una generación en mi caso...

La Década Verde

Siglos de destrucción, contaminación y apropiación de bienes naturales comunes ha sido el estilo de vida de la humanidad en el planeta tierra.

El lamentable caso del Río El Molino en Santa Ana

Desde la extracción de sus aguas para servirlas a la ciudad como agua potable, este río ha ido disminuyendo su cauce, durante muchos años del siglo pasado fue famosos por los lavaderos que ahí existían,

Jóvenes ambientalistas no son sinónimo de publicidad

La historia de la humanidad parecería que está llegando a su final, llevamos meses sufriendo muertes por una pandemia que aún no termina de afectarnos de forma directa o indirecta, organismos internacionales, investigaciones científicas y profecías de civilizaciones...

1 Comentario

  1. Miguel Hoffman

    Muy buen artículo. Es urgente definir una política nacional coherente para mitigar el cambio climático, recuperar los ecosistemas, proteger hábitats y realizar la justicia social. Ningún gobierno tiene una política cuyo efecto es reducir el CO2 atmosférico o contener los virus. Todavía se promueve el desarrollo convencional a pesar de que estamos siendo golpeados por pandemias y eventos climáticos extremos. Debemos unificar esfuerzos para mostrar la viabilidad de un desarrollo verde.

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DONA