Presa hidroeléctrica Sensunapán: Riesgo al microclima de la zona

Nancy Hernández

Nancy Hernández periodista salvadoreña radicada en El Salvador. Trabaja en El Diario de Hoy (EDH) como periodista web y de prensa escrita. Cuenta con formación académica en derechos humanos y género, ha sido reconocida como Vocera de la niñez y juventud salvadoreña, así como periodista ambiental.

julio 8, 2020

El Estudio de Impacto Ambiental del proyecto describe que para la construcción de la infraestructura es imprescindible la tala de vegetación y esto afectaría el microclima de la zona.

En el Estudio Ambiental del proyecto Pequeña Central Hidroeléctrica Nuevo Nahuizalco II de la empresa Sensunapán S.A. de C.V. se establece que el impacto global de la obra sea “medio o moderado” y que los impactos negativos afectarán en diferentes escalas a los ecosistemas de la zona.

El documento describe 55 factores que causarían impacto negativo en el medio ambiente, estos son: 16 obras civiles, 13 relacionadas a la tala de vegetación, 7 adecuaciones de accesos, 5 instalaciones provisionales, 4 instalaciones de equipos mecánicos y eléctricos, 3 instalaciones de línea de transmisión, 3 mantenimiento de equipos mecánicos y eléctricos, 2 de generación de energía eléctrica, 1 mantenimiento de línea de transmisión y 1 por levantamiento topográfico.

Te podría interesar: Ocho manzanas de bosque nebuloso fueron taladas en Chalchuapa durante cuarentena

En el apartado de descripción de “tala de vegetación y nivelación” dice que serán talados a aproximadamente 85 árboles, acción que es de carácter permanente y necesaria para la construcción de los cimientos de la presa.

“El proyecto presenta cambios en el estado natural del sitio que están relacionados con la flora, la fauna y el microclima. Estás afectaciones, aunque bastante bajas, ocurrirán principalmente en la etapa de preparación del sitio y construcción de las obras civiles, ya que 85 especímenes del estrato arbóreo que brinda servicios ambientales serán eliminados, específicamente en lo que se refiere al trazo de la huella del proyecto. (…) La tala de vegetación (corte de flora arbórea) cambiarán las condiciones climáticas del sitio del proyecto y su entorno inmediato.”

Se lee en el documento.

Según el documento las acciones tendrán afectaciones “bastante bajas” y serán compensadas con la revegetación con especies forestales nativas de una zona.

Sin embargo, no es el único daño que se contempla en el ambiente, pues también se prevé un “cambio ligeramente negativo” a causa de la generación de aguas negras y desechos sólidos que se empezarían a dar a partir de la construcción de la presa, esto afectaría la salud de los habitantes de la zona, por tanto no se puede catalogar como un “cambio ligeramente negativo”.

“En lo que se refiere a la generación de aguas negras, y de igual manera que la generación de desechos sólidos, estos factores se ven ligeramente afectados tanto durante la etapa de preparación del sitio, construcción de obras civiles y funcionamiento”, dice el documento.

Otro factor es la contaminación de suelo y cambio de uso, puesto que se harán construcciones donde actualmente no hay, habrá tala de vegetación, se trabajará en la nivelación de suelos y construcción de accesos.

“Como parte del desarrollo del proyecto, solamente en la zona donde se harán las construcciones de las obras civiles es que se tendrá un cambio sustancial del suelo; la cual es de aproximadamente 5,700 metro cuadrados”, describe el estudio.

Área de influencia directa e indirecta de la pequeña central hidroeléctrica “Nuevo Nahuizalco II”

Afectaciones a comunidades indígenas

Además de estos impactos, se prevé un cambio directo en las comunidades indígenas de los municipios de Sonsonate, Nahuizalco y Sonzacate, puesto que esta sería la 8ª presa que se construye en el río Sensunapán y esto disminuiría en gran medida la cantidad de agua que llega a los poblados.

Ante estos señalamientos la empresa ha argumentado, a través de un comunicado publicado en sus redes sociales, que el proyecto no contempla ninguna afectación social a las comunidades.

“Aclaramos que dicho proyecto no atenta contra la vida de las comunidades aledañas e indígenas y no afectará su forma de vida ni tradiciones”, dice el comunicado.

Según el documento el proyecto planea generar energía limpia y renovable y que el 100% del agua regresaría al cauce del río.

La empresa señaló que el proyecto generará un promedio 12 millones de Kw/hora al año, lo cual significa evitar anualmente la emisión al ambiente de un aproximado de 9,000 toneladas de CO2.

Medida cautelar emitida por la PDDH

A principios de julio, la Procuraduría General para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH) emitió una medida cautelar y mandaba al Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) suspender la consulta pública del Estudio de Impacto Ambiental del proyecto porque las comunidades afectadas no podía ir a la alcaldía de Nahuizalco, Sonsonate, por la falta de transporte público y para evitar la propagación del COVID – 19.

La PDDH también mandó al Marn a reprogramar la vista pública y suspender la tramitación del proceso de autorización para la construcción hasta que El Salvador haya superado la pandemia de COVID – 19.

La consulta pública del Estudio de Impacto Ambiental se habilitó desde el 19 de junio en la alcaldía de Nahuizalco y finalizaría el 2 de julio. Se consultó a la unidad de comunicaciones del Marn si se había ejecutado la medida cautelar emitida por la PDDH, pero no se obtuvo respuesta.

La PDDH también solicitó a la ministra de Cultura Suecy Callejas que lleve a cabo una inspección donde se planea construir la presa para determinar si el proyecto constituye un daño irreversible a los sitios sagrados de los pueblos indígenas de la zona, si es así tendría que suspenderse.

Este proyecto fue rechazado en 2014 por el MARN, luego que las comunidades indígenas se manifestaron por las mismas razones.


Síguenos en facebook como: Extinción El Salvador y súmate al Facebook Live de esta semana:

CONOCE MÁS

Pandemia y el uso de plástico causará estragos en los océanos

Ecologistas mexicanos advierten que un incremento de la producción de la industria plástica elevará el riesgo de contaminación en los mares, debido al depósito de enormes cantidades de bolsas y materiales de un solo uso. Hospitales, comercios y hogares han echado...

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera. El miedo se ha vuelto colectivo y ahora se vienen más préstamos para sobre endeudar a un país.

¿Qué implica tener un animal en cautiverio?

¿Qué implica tener un animal en cautiverio? Extinción El Salvador hizo una entrevista y en cinco preguntas se resumen los aspectos más importantes.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DONA