¿Por qué animales silvestres llegan a tu casa? un biólogo responde

Nancy Hernández

Nancy Hernández periodista salvadoreña radicada en El Salvador. Trabaja en El Diario de Hoy (EDH) como periodista web y de prensa escrita. Cuenta con formación académica en derechos humanos y género, ha sido reconocida como Vocera de la niñez y juventud salvadoreña, así como periodista ambiental.

mayo 6, 2020

La urbanización ha destruido hábitats de especies silvestres, estas se ven obligadas a migrar a las ciudades, barrios o colonias. En 2018 sólo el 37.91 % del territorio salvadoreño era superficie boscosa, según el Marn.

Hace días un venado cola blanca y su cría fueron vistos corriendo por una de las calles de Santa Tecla, informó el Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Marn).

Es normal que debido al silencio y poco tránsito que impera en las ciudades por la cuarentena decretada por la emergencia del coronavirus animales silvestres sean visto en zonas urbanas, sobre todo si estas fueron áreas verdes o están cerca de una zona boscosa y fueron parte de su hábitat.

Cuando una zona verde es talada y urbanizada muchas poblaciones de fauna son eliminadas, otras son reducidas y otro grupo es resiliente y se adapta al desarrollo urbano. Este patrón se repite cada vez con más frecuencia, según Néstor Herrera, biólogo salvadoreño.

“Cuando se da una situación de escombro, de tala y de transformación del sitio, muchas especies desaparecen y los animales van a irse, a escapar a los terrenos inmediatos, esta es una causa de por qué los animales aparecen en las viviendas. Obviamente en el lugar donde lleguen no van a ser bienvenidos”, explicó Herrera.

Aseguró que es probable que el movimiento cause conflicto entre las especies, incluida la humana, porque los recursos como el espacio y alimentos deben de distribuirse entre más individuos. Además, muchas especies podrían llegar a lugares donde predominan sus depredadores y su sobrevivencia se vuelve aún más complicada, por ello en estos casos existe un margen de disminución de las poblaciones.

Estratos de vegetación en El Salvador

El Inventario Nacional de Bosques (INB) de El Salvador de 2018 presentado por el Marn reveló que del 100 % de la superficie del territorio salvadoreño solo 29. 6 % (es decir 624, 376 hectáreas) eran bosques y el 8.3 % (174,834 hectáreas) eran de cafetales bajo sombra, esto suma 37.91 % de superficie boscosa, equivalente a 799, 209 hectáreas de la superficie total del país.

Cortesía: MARN

El departamento con mayor superficie de bosques es Chalatenango con 76,200.44 hectáreas (12. 20 % ) y Sonsonate con menor superficie de bosque con un total de 15,279. 31 hectáreas (2.45 % ).

Según el Marn en la primera década de este siglo se perdieron 138 mil hectáreas forestales, cada año, desde el 2000 a 2010, se perdió 138 kilómetros cuadrados de bosque, esto equivale a casi dos veces la extensión territorial de San Salvador.

Las especies pueden migrar por cambios climáticos, temporadas de reproducción, alimentación, pero también cuando se da la destrucción de zonas boscosas.

“Los animales huyen del sitio que está siendo transformado para buscar un nuevo lugar donde vivir, en los últimos años esto es frecuente”, aseveró Herrera.

Manifestó que en la actualidad es común que se destruyan ecosistemas porque hay muy pocas políticas públicas sobre los territorios que no se deben de tocar o transformar y que a pesar que las hay no son respetadas. Otro de los motivos es que se necesita un ordenamiento del territorio.

“Es cuestión de políticas públicas, pero también de ordenamiento del territorio, que se respete el territorio para el fin que ha sido concebido. Hay territorios que debe de ser dedicado a agricultura y los están transformando en suelo urbano y viceversa, hay zonas que son urbanas y las están abandonando porque pierden el valor como suelo urbano. Aquí priman más las leyes del mercado más que las leyes de la conservación”, enfatizó.

Te puede interesar: La calidad de aire es satisfactoria en periodo de cuarentena.

Herrera asegura que en este contexto también hay que tener en cuenta la expansión de territorio de las especias porque cuando se reproducen se mueven para buscar el territorio donde asentarse y también se ven afectados a falta de bosques por ello es que en muchas ocasiones  llegan al territorio urbano.

Acá, los más afectados son las especies propias del área boscosa, principalmente los depredadores porque son quienes necesitan más territorio para establecerse, el resultado es la muerte de estos individuos o la migración forzada a otros ecosistemas, esto a su vez podría causar un desequilibrio ambiental y afectar la flora y fauna de otros ecosistemas.

La tala indiscriminada y los cambios radicales en las áreas verdes es una de las principales afectaciones en los ecosistemas. La transformación del país a lo largo de los años ha causado la disminución o pérdida de las especies de flora y fauna, al ritmo actual de “desarrollo urbano”, las pérdidas serán aún mayores en los próximos años.

“En nuestro país las transformaciones suceden cada cinco años, cada diez años, son mucho más rápidas. Nosotros estamos perdiendo las especies de una manera mucho más progresiva porque nuestro país siempre ha sido muy habitado y con muchas transformaciones”, concluyó el experto.

Conoce más de nuestro trabajo en facebookExtinción El Salvador

CONOCE MÁS

Apocalipsis ecológico, los indicios de una nueva dictadura y su desinterés por el medio ambiente en El Salvador

El Salvador registró en los últimos años la mayor pérdida porcentual de bosques de Centroamérica, este detrimento es asociado en mayor parte al cambio en el uso del suelo.

Presa hidroeléctrica Sensunapán: Riesgo al microclima de la zona

El Estudio de Impacto Ambiental del proyecto describe que para la construcción de la infraestructura es imprescindible la tala de vegetación y esto afectaría el microclima de la zona.

El Medio Ambiente lo clama, pero no lo hacemos

Aportar al planeta realmente no requiere grandes sacrificios, simplemente requiere dejar de pensar solo en nosotros y nuestra comodidad para ser ciudadanos responsables.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

DONA