Escazú: un nombre que no conviene ignorar

Tatiana Herrera

Egresada de Periodismo y comunicación audiovisual en la Universidad Católica de El Salvador. Estudios en el extranjero en derechos humanos y democracia, experiencia en marketing digital y proyectos sociales para ONG. Directora de proyectos de Extinción El Salvador en el departamento de Santa Ana.

agosto 31, 2020

El Salvador cumplió el pasado 4 de marzo 2 años sin firmar el Acuerdo Regional sobre el Acceso a la Información, la Participación Pública y el Acceso a la Justicia en Asuntos Ambientales en América Latina y el Caribe, conocido como Acuerdo de Escazú que obliga a los Estados a garantizar los derechos humanos ambientales, proteger activistas de esta rama y dar a los
ciudadanos acceso a información sobre proyectos que puedan representar un daño ambiental para sus comunidades.

La fecha final para la firma es el 26 de septiembre de este año, pero lo verdaderamente preocupante es que el tema de medioambiente no forme parte de la agenda política y mucho menos se escuche en la opinión pública, dejando en evidencia que en el país los derechos humanos ambientales no son un tema de interés, apenas hay conocimiento de los mismos y aún hay un largo camino por recorrer para llegar a la conciencia colectiva.

Te podría interesar: Presa hidroeléctrica Sensunapán: Riesgo al microclima de la zona

A pesar de que la pandemia del COVID-19 puso en pausa a todo el país, la crisis ambiental no se detiene y es por esa razón que la firma del Acuerdo de Escazú debe ser en un tema de interés urgente para la agenda política y para la sociedad civil. Según las Naciones Unidas, El Salvador es
el segundo país del conteniente con mayor deforestación, deterioro ambiental y con desigualdad de acceso al agua. Con la ratificación de este acuerdo, el país mostrará a la comunidad internacional su voluntad por el desarrollo de la democracia y derechos humanos ya que los ciudadanos pasarán de la consulta a la participación directa que garantice justicia ambiental para sus comunidades y poblaciones más vulnerables.

El panorama aún parece complicado pero no imposible si en las próximas fechas hay un verdadero interés en la población sobre la crítica situación medioambiental que sufre el país para que el Ejecutivo de el primer paso y apueste a un modelo de desarrollo más justo, sostenible y que mantenga informados a todos los sectores de la sociedad, garantizando así lo que demandan la Declaración Universal de Derechos Humanos y Constitución de la República: el derecho a vivir en condiciones dignas y un medio ambiente sano.

La firma y el compromiso que implican el Acuerdo de Escazú son en este momento la solución más próxima que tiene El Salvador para dar paso a proyectos que ayuden a disminuir la brecha de acceso al agua potable, vulnerabilidad climática, degradación de las tierras de cultivo,
sobreexplotación de los recursos naturales y daño a la diversidad biológica.

Los pocos recursos naturales de la región se están deteriorando frente a los ojos de todo el país y eso es algo que ya no se puede ignorar.

Sigue a Tatiana en sus redes sociales:


¿Ya firmaste por la ratificación de Escazú?

CONOCE MÁS

Votos verdes, la estafa política partidaria contra la naturaleza

Históricamente el poder económico depredador a estado ligado al poder político hipócrita, que vela por intereses de pocos sin buscar el verdadero beneficio de las mayorías.

Apocalipsis ecológico, los indicios de una nueva dictadura y su desinterés por el medio ambiente en El Salvador

El Salvador registró en los últimos años la mayor pérdida porcentual de bosques de Centroamérica, este detrimento es asociado en mayor parte al cambio en el uso del suelo.

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera. El miedo se ha vuelto colectivo y ahora se vienen más préstamos para sobre endeudar a un país.

Reciclar no es la solución en El Salvador

¿Reciclar no es la solución en El Salvador? Si, parece un título que se puede prestar a críticas por parte de organizaciones ambientales, empresas y la industria del plástico en El Salvador, pero lamento decirles que es una realidad que va en aumento, pero les...

Menos biodiversidad es igual a más enfermedades

En El Salvador, a pesar de la crisis actual, muchas personas aún no nos damos cuenta de la importancia que tiene nuestra naturaleza. Menos biodiversidad es igual a más enfermedades. Menos biodiversidad se resume en más pandemias y enfermedades al rededor del mundo....

Los ríos como inodoros humanos en Latinoamérica

En el marco de días tan importantes como el día de la biodiversidad celebrado hace unos días, donde recordábamos la importancia que la fauna y flora representa para el planeta y por ende para los servicios ecosistemicos que también benefician a los seres humanos....

Vulnerabilidad ambiental y productiva, frente a las consecuencias del Cambio Climático en El Salvador

Las 10 Asignaturas reprobadas por la inasistencia y abandono de la clase política salvadoreña En los últimos años se ha consolidado y aceptado la Teoría sobre los Límites Planetarios. En cierta manera podemos considerar que esta teoría cambia el modelo de análisis del...

El mes del medio ambiente, una gran dicotomía

Desde nuestra niñez venimos escuchando la palabra “medio ambiente”, en el colegio nos hacían llegar vestidos de verde, escribir poemas o hacer dramas referentes a eso, en otros casos solo nos ponían a “chapear el monte” de la escuela. Una generación en mi caso...

La Década Verde

Siglos de destrucción, contaminación y apropiación de bienes naturales comunes ha sido el estilo de vida de la humanidad en el planeta tierra.

El lamentable caso del Río El Molino en Santa Ana

Desde la extracción de sus aguas para servirlas a la ciudad como agua potable, este río ha ido disminuyendo su cauce, durante muchos años del siglo pasado fue famosos por los lavaderos que ahí existían,

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DONA