El mes del medio ambiente, una gran dicotomía

Caleb Padilla

Ambientalista. montañista y ciclista urbano. Fundador y CEO de Un Pulmón Más, Directivo de Fundación Salvanatura, Mentor Internacional en Climate Reality Project, Regional Leader del Climate Action Steering Commettee de Global Shapers, miembro de The Nature Conservancy, miembro de junta directiva del Comite Asesor Local para el área de conservación del Volcán Chingo.

junio 9, 2020

Desde nuestra niñez venimos escuchando la palabra “medio ambiente”, en el colegio nos hacían llegar vestidos de verde, escribir poemas o hacer dramas referentes a eso, en otros casos solo nos ponían a “chapear el monte” de la escuela.

Una generación en mi caso “Millenial o generación Y” que creció en un sistema educativo que miraba la naturaleza como un complemento o algo secundario para la salud pero primario para la actividad económica.

Fuimos enseñados por profesores en su mayoría pertenecientes a la generación “Boomer” e instructores “generación X”, que los primeros nacieron en una época de industrialización a nivel mundial y de cafetaleros en nuestro país, los segundos crecieron en la época que hacer carreteras o colonias era llamado desarrollo.

Pero que hasta mi generación empezamos a vivir las consecuencias del pasado, que nos seguían enseñando como en el pasado, hacia darnos cuenta que la realidad no era igual que lo que los libros en muchos casos mencionaban.

Te podría interesar: Tormenta Amanda, reflejo de la vulnerabilidad de El Salvador y la crisis climática global

El medio ambiente siempre fue visto como algo sin mayor trascendencia que una nota que poner al alumno, pero las actividades no pasaban de lo mismo, sembrar un árbol pero nadie daba seguimiento, nunca lo volvíamos a visitar.

En el presente 2020, nos lamentamos de que nunca nos dijeron la verdad de la situación mundial, pero que las consecuencias ya nos están borrando del planeta.

He visto muchos post alusivos al mes, pero no he visto lo más importante de todo, acciones concretas, o más aun acuerdos firmados de parte del gobierno.

Uno de ellos es el acuerdo de Escazú, se llevan meses solicitando que nuestro país pueda firmarlo, pero no parece que sea de su interés, a pesar que con sus propios ojos están viendo como mueren salvadoreños en medio de estas tormentas, que la no priorización a generado un aumento en la probabilidad de desastres naturales por la vulnerabilidad de nuestro país.

Tampoco veo anunciar nuevas medidas o leyes para proteger toda la fauna y flora del país, simplemente veo lo mismo de siempre, rellenar temporalmente el desastre, pero no hablar del largo plazo.

Esta dicotomía se vuelve general a nivel mundial, porque mientras pocos cuidan el medio ambiente, muchos lo destruyen en el mes que más acciones se deberían esperar de respeto para el planeta.

Al parecer vamos a continuar con la mala costumbre de seguir con palabras y no con acciones, el cambio climático sigue y el calentamiento global empeoran el panorama, pero a lo mejor esperan a futuro endeudar más al país para seguir rellenando sus errores y no trabajar un plan ambiental a largo plazo.

En este mes no solo esperemos algo de las autoridades o instituciones, sino también seamos nosotros ejemplos, las palabras se van en las inundaciones, las acciones quedan como testigos que hacemos nuestra parte como ciudadanos globales.

La revolución ambiental ya inicio en esta década verde, estamos contra el tiempo, dejemos de festejar el mes del medio ambiente con lo mismo de todos los años, seamos radicales y salvemos la fauna que hemos casi llevado a la sexta gran extinción masiva del planeta.

Promovamos la justicia climática, que abandera la equidad, unidad y trabajo en equipo para salvar a todo el planeta Tierra. 

Sigue a Caleb en sus redes sociales:

CONOCE MÁS

Votos verdes, la estafa política partidaria contra la naturaleza

Históricamente el poder económico depredador a estado ligado al poder político hipócrita, que vela por intereses de pocos sin buscar el verdadero beneficio de las mayorías.

Apocalipsis ecológico, los indicios de una nueva dictadura y su desinterés por el medio ambiente en El Salvador

El Salvador registró en los últimos años la mayor pérdida porcentual de bosques de Centroamérica, este detrimento es asociado en mayor parte al cambio en el uso del suelo.

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera

Incendios Forestales, una pandemia de la biosfera. El miedo se ha vuelto colectivo y ahora se vienen más préstamos para sobre endeudar a un país.

Reciclar no es la solución en El Salvador

¿Reciclar no es la solución en El Salvador? Si, parece un título que se puede prestar a críticas por parte de organizaciones ambientales, empresas y la industria del plástico en El Salvador, pero lamento decirles que es una realidad que va en aumento, pero les...

Menos biodiversidad es igual a más enfermedades

En El Salvador, a pesar de la crisis actual, muchas personas aún no nos damos cuenta de la importancia que tiene nuestra naturaleza. Menos biodiversidad es igual a más enfermedades. Menos biodiversidad se resume en más pandemias y enfermedades al rededor del mundo....

Los ríos como inodoros humanos en Latinoamérica

En el marco de días tan importantes como el día de la biodiversidad celebrado hace unos días, donde recordábamos la importancia que la fauna y flora representa para el planeta y por ende para los servicios ecosistemicos que también benefician a los seres humanos....

Vulnerabilidad ambiental y productiva, frente a las consecuencias del Cambio Climático en El Salvador

Las 10 Asignaturas reprobadas por la inasistencia y abandono de la clase política salvadoreña En los últimos años se ha consolidado y aceptado la Teoría sobre los Límites Planetarios. En cierta manera podemos considerar que esta teoría cambia el modelo de análisis del...

El mes del medio ambiente, una gran dicotomía

Desde nuestra niñez venimos escuchando la palabra “medio ambiente”, en el colegio nos hacían llegar vestidos de verde, escribir poemas o hacer dramas referentes a eso, en otros casos solo nos ponían a “chapear el monte” de la escuela. Una generación en mi caso...

La Década Verde

Siglos de destrucción, contaminación y apropiación de bienes naturales comunes ha sido el estilo de vida de la humanidad en el planeta tierra.

El lamentable caso del Río El Molino en Santa Ana

Desde la extracción de sus aguas para servirlas a la ciudad como agua potable, este río ha ido disminuyendo su cauce, durante muchos años del siglo pasado fue famosos por los lavaderos que ahí existían,

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DONA