El Lempa y la contaminación por la minería fronteriza

Nancy Hernández

Nancy Hernández periodista salvadoreña radicada en El Salvador. Trabaja en El Diario de Hoy (EDH) como periodista web y de prensa escrita. Cuenta con formación académica en derechos humanos y género, ha sido reconocida como Vocera de la niñez y juventud salvadoreña, así como periodista ambiental.

mayo 27, 2020

En marzo de 2017 la Asamblea aprobó la Ley de prohibición de la Minería Metálica por considerarla “una amenaza para el desarrollo y bienestar de las familias”, por ahora en territorio salvadoreño no funciona ninguna minería.

Sin embargo, esto no significa que los salvadoreños y ecosistemas del territorio estén libres de esta contaminación porque en la frontera entre Guatemala y El Salvador hay cerca de cinco proyectos mineros que contaminan los ecosistemas, según Nelly Silva, miembro de las Mujeres Ambientalista de El Salvador (AMAES) y parte del movimiento de Mujeres Ecofeministas.

Uno de ellos está a tan solo 15 kilómetros de la frontera de El Salvador con Guatemala, es conocido como la mina de Cerro Blanco, situado en el municipio de Asunción Mita del departamento de Jutiapa.

Te podría interesar: Los ríos como inodoros humanos en Latinoamérica

La mina no es explotada porque está bajo un manto acuífero de aguas termales, pero estas son extraídas desde hace 10 años y desembocan en el río Ostúa, que es uno de los principales caudales que alimentan lago de Güija, municipio de Metapán en Santa Ana. Las aguas del Güija terminan en el río Lempa.

“Por los estudios de laboratorio que he realizado, yo sigo manteniendo que afectaciones en el agua del río Ostúa ya existen, contaminación por arsénico en consecuencia la vida animal del río está fuertemente amenazada”

explicó Cidia Cortés, bióloga e investigadora.

Cortés hizo la investigación “El impacto de la mina transfronteriza Cerro Blanco en el agua y salud para El Salvador” en coordinación con la Mesa Frente a la Minería Metálica y determinó que la contaminación y los impactos de la mina Cerrón Blanco llegarían hasta el río Lempa.

“El río Lempa tiene múltiples descargas de contaminantes, incluyendo minería. Yo encontré arsénico y plomo en áreas fronterizas con Honduras y con la mina Cerro Blanco la contaminación con metales pesados aumentará drásticamente”, señaló. 

Esto fue confirmado por Silva quien explicó que el Movimiento Ambientalista contra la minería en Honduras ha contabilizado cerca de 40 proyectos mineros en la frontera entre El Salvador y el país vecino. Además, aseguró que este no es un problema nuevo y la principal contaminación de metales pesados que tiene el Lempa es causa de la minería fronteriza.

“La mina de Cerro Blanco tiene influencia conminativa en Metapán y el lago de Güija. Este problema se conoce desde 2008, el río Ostúa es un río tributario del lago de Güija y recibe toda la contaminación de materiales pesados, a su vez el río Lempa en territorio salvadoreño”, explicó.

Relató que el grupo de Mujeres ambientalistas tienen monitoreo del agua del lago Güija y ha comprobado que hay materiales pesados a través de los estudios y de macro invertebrados.

Pero la contaminación de las aguas del Lempa no es el único impacto negativo porque también se tendrán afectaciones en la flora, fauna y salud humana.

Por ejemplo, Silva señala que muchas de las comunidades aledañas están cerca de quebradas que son alimentadas por el río Ostúa y los pobladores usan el agua para el regadío de sus cosechas, sobre todo de cebollas que son comercializadas tanto en Guatemala como en El Salvador.

También, la investigación de la Mesa Frente a la Minería Metálica incluyó estadísticas del Hospital Nacional de Metapán y se determinó que enfermedades como cáncer, insuficiencia renal y diabetes predominan en los habitantes de las comunidades fronterizas con Guatemala, esto puede estar relacionado al contacto y consumo del agua contaminada con materiales pesados.

“Toda contaminación en el agua del río Lempa deriva en aumento de enfermedades en la población comunitaria que hace uso de las aguas, también aumenta la vulnerabilidad en las mujeres”, enfatizó.

La mina Cerro Blanco inició sus trabajos en 2007, era un proyecto Entre Mares S. A. subsidiaria de Goldcorp Inc y ha sido considerada como el segundo yacimiento más grande de oro y plata de Guatemala.

Te recomendamos la campaña: #RescatemosElLempa de la Red Trinacional por el Rescate del Río Lempa

Desde 2012 los trabajos están suspendidos, en 2017 Goldcorp Inc vendió el proyecto a la empresa canadiense Bluestone Resources que pretendía iniciar la extracción de los materiales a inicios de 2020.

“De acuerdo a los planes de la empresa, la infraestructura de instalación debería estar terminada en diciembre de 2019, pero en la página web informan que aún falta y esperan estar listos para la extracción en este año”, dijo.  

Silva enfatizó en la importancia de ejecutar un proyecto trasnacional que permita la protección de la cuenca del Lempa, pero está consciente de lo difícil que puede llegar a ser porque se necesita de un acuerdo interregional porque el río nace en Guatemala, recorre gran parte de El Salvador y territorio hondureño. Además, cree que es aún más difícil porque la administración actual no retomado la problemática a casi un año de estar en el Gobierno.

 “Si es una cuenca trinacional, el tema de su protección y recuperación debería ser de interés político nacional porque se trata del agua salvadoreña, además del soporte energético del país”.

dijo Cortes.

“Las iniciativas de descontaminación es súper cara, el ministerio de Medio Ambiente en la administración pasada estuvo haciendo estudios de calidad de agua en el Lempa. Más allá de eso la salida no va por ahí, sino de no contaminar los ríos, es más cultura social. Pero no tenemos la cultura de cuido de materia hídrico. Se debería de trabajar en un convenio que prohíba la minería en las fronteras, eso podría ser una solución para la contaminación por materiales pesados. Este es un tema que ahorita no están abordando”, concluyó.

Síguenos en nuestras redes sociales:

CONOCE MÁS

Jóvenes ambientalistas no son sinónimo de publicidad

La historia de la humanidad parecería que está llegando a su final, llevamos meses sufriendo muertes por una pandemia que aún no termina de afectarnos de forma directa o indirecta, organismos internacionales, investigaciones científicas y profecías de civilizaciones...

Presa hidroeléctrica Sensunapán: Riesgo al microclima de la zona

El Estudio de Impacto Ambiental del proyecto describe que para la construcción de la infraestructura es imprescindible la tala de vegetación y esto afectaría el microclima de la zona.

Tormenta Amanda, reflejo de la vulnerabilidad de El Salvador y la crisis climática global

Los restos de la depresión tropical Amanda, se han fortalecido y formado la Tormenta Tropical Cristóbal. Medio Ambiente advirtió sobre el peligro de deslizamientos, desbordes de ríos y daños a infraestructuras. Sin embargo, el Gobierno no ha dado a conocer el plan de...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DONA